THE EXCURSION

"He trabajado en diversas Morgues durante años, es ahí donde hacía muchas de mis actividades extracurriculares. Tenía llaves, así que me escabullía por la puerta de atrás fuera de hora y pasaba toda la noche allí"

"Asistía a el tanatorio y me afligía con la familia por la pérdida del ser amado. ¡Excepto que yo gemía en un pequeño tono diferente! La gente no puede decir si estás infligida por la pena o por la pasión"

"Existen diferentes aspectos de la expresión sexual: tocarse, el 69, hasta sosteniendo las manos... Aquel cuerpo sólo está allí, pero eso es lo que tiene para hacerme feliz. El frío, el aura de muerte, el olor a muerte, el entorno fúnebre, todo contribuye"

"Por un tiempo pensaba “sí, esto no es normal. ¿Por qué no puedo ser como la demás gente? ¿Por qué no encajo en ésta sociedad?'”. Examiné todo este infierno personal y finalmente me acepté y descubrí que esta soy yo. Esta es mi naturaleza y la disfruto tanto como puedo. Soy miserable cuando intento ser algo que no soy. Esas personas que siempre están tratando de cambiarme sólo ayudaron a que estuviera más en contacto con mis sentimientos. Solía ir de la oficina del terapeuta a la casa funeraria. ¡No funcionó amigos!"

 

 

El protagonista de 'The excursion' al igual que la necrófila real cuyas declaraciones hemos leído previamente vive mecánicamente, convierte los sentimientos, procesos y pensamientos en cosas. Tiende a querer controlar la vida, a hacerla en cierto modo predecible.

El filósofo humanista alemán Erich Fromm afirma que, "puesto que la única seguridad de la vida es la muerte, el necrófilo anhela profundamente la muerte, la adora". Pero a pesar de esa adoración, el necrófilo vive en sociedad y no es difícil imaginar que viva o sobreviva en un constante duelo mental entre el deseo y la ética, a pesar de que quizás es esa sociedad y su carencia de amor, la que ha trasformado vilmente su deseo sexual hacia algo inerte, pasivo, cadavérico...

Asistimos a eso, a una excursión para conseguir el objeto de deseo (no es casual hablar de 'objeto', aún refiriéndonos a un ser humano). Una incursión hacia los despojos de la mente humana. Una poesía fúnebre de esculturas mudas, símbolos religiosos y cenizas que invaden el consistente pensamiento de liberarse del impulso morboso hacia la muerte, la destrucción, la decadencia y la ruina o de dejarse llevar al sometimiento irreflexivo hacia el placer más solitario, luctuoso y clandestino.

En 'The Excursion' no se analiza o reflexiona la necrofilia como la expresión de un instinto sexual derivado de la muerte, sino como la consecuencia de llevar una vida sin estar realmente vivo. 

0

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

'THE EXCURSION' esta formado por 11 obras. A continuación diversas muestras